Centro Universitario Villanueva

Con un programa de 12.500 m2, repartidos en cuatro plantas sobre rasante y tres plantas de aparcamiento subterráneo, el edificio se concibe como un nuevo referente en cuanto a centros educativos se refiere. Los arquitectos Miguel Martín Escanciano y Laura Martin-Escanciano crean una disposición de plantas en L, donde se distribuyen en distintas galerías las aulas y los despachos. En el interior se ha optado por el color como principal elemento de diferenciación entre cada una de las plantas

_x000D_

En su aspecto exterior, el edificio se plantea con una fachada ventilada de piedra caliza Hueso, suministrada e instalada por Naturpiedra, protagonista del edificio junto a la gran celosía metálica. En los 1.700 m2 de fachada de caliza Hueso es interesante destacar el despiece desigual de la piedra natural, donde solo se marca las líneas horizontales, que contrasta con los chapados metálicos de paneles de zinc situados en el basamento, en su zona de encuentro con el plano del suelo. La fachada  lateral se plantea con unos cajones de Trespa, creando dos balcones corridos que unifican todas las aulas de ese ala, mientras que en la fachada principal, se sitúa una  gran celosía metálica que busca tamizar la potente luz que penetra al ser ésta orientación Sur.

Tags: No tags

Comments are closed.